A mi lado

Los pasos de cebra y los peatones desagradecidos

Me suelo parar en los pasos de cebra para ceder el paso a los peatones, me gusta mucho respetar esta norma y dar preferencia a los viandantes. Últimamente, muchos suelen agradecerte el gesto con la mirada o con la mano, hecho muy valorado por parte del conductor. Todo bien. Muy cívico.

Lo que me da rabia es que una vez te has parado en el paso de cebra después de que otros vehículos siguiesen de largo sin ceder el paso, la persona que se dispone a cruzar la calle te mire con gesto de desaprobación en lugar de agradecimiento, molesta por la actitud de los conductores anteriores a ti. "¡Señora! ¡Que Yo la estoy dejando pasar, Yo me he parado. Suélteles el moco a los otros!"

Qué tía. Si lo sé tampoco me paro.

6 comentarios:

campoazul dijo...

Ba...! No les hagas ni caso, es que llevan el rencor dentro y no saben distinguir las buenas de las malas acciones.

Un beso.

Migalcaher dijo...

Es que no son muchos los automovilistas que hacen lo que tu, respetar los derechos del peaton.
En general nosotros tenemos que tomarnos esos derechos, como el del sagrado paso de cebra, a la fuerza. No es bueno generalizar eso si, y hay que saber reconocer y apreciar las buenas intenciones.

Cariños amiga virtual

si, bwana dijo...

Lo mismo me ha sucedido a mi como conductor. Como peatón, siempre doy las gracias.
Cuesta bien poco ser civilizado.

Freak dijo...

Campoazul

Ya sé que no tengo que hacerles caso pero me molesta. Pagan justos por pecadores.
Hay que ver qué diferencia tan grande supone que te miren mal o que te sonrían o den las gracias. Es tan fácil ser amable, cuando se puede que no entiendo a la gente borde por sistema.
Un besito y muchas gracias.




Migalcaher:

Ya se, además dentro de un coche sale lo peor de uno mismo. Yo me pongo rabiosa y no paro de insultar si comenten injusticias o atropellos conmigo. Si no, soy bueeeena, cedo el paso a casi todo el mundo (hay un gremio al que ¡jamás!, por sistema) y soy la conductora más cívica del mundo. Ahora bien, si me tocan los cojones me sacan de mis casillas y no tengo amigos ni pienso en las consecuencias.

Ya me estoy calentando... Sí a veces tus derechos no te son concedidos, los tienes que volver a luchar, a pesar de que ya están luchados por tus antecesores, pero bueno.

Gracias y cariñitos, amigo virtual. Perdona el rollo, me sulfuré un poco. ;)



Sí, Bwana:

Yo también doy siempre las gracias como peatona. ¿A que sí que cuesta poco ser amable y tener empatía? Pues no, siempre está el típico capullo al que cedes el paso y luego te lo bloquea a ti. Eso es para bajarse del coche y decirle unas palabritas. ;))
Saludos, Bwana, y gracias.

benedetina dijo...

Ays, hay gente muy cascarrabias, que vamos a hacer. Respecto a dar las gracias, yo la verdad es que nunca las doy cuando cruzo un paso. Pero no es porque piense que es una obligación del conductor dejarme pasar (que la es), sino porque estoy un poco cegata y sería como lanzar gestos al aire, y por simple timidez.

Me imagino que para llevar un coche hay que tener una paciencia infinita. Yo no me saco el carnet por eso, porque andaría todo el día enfadada :)

Un saludo.

´´Saray´´ dijo...

Yo siempre sonrío y doy las gracias; a veces en exceso por éso de haber vivido tantos años en el Reino Unido, que me he vuelto a la madre patria con esa costumbre muy cogida jeje.
¿Quién pintó el cuadro del perro paseado por su dueño? me encanta.